Javier Rodríguez Borgio, experiencia de oceanografía

A dos años de resuelto el caso de oceanografía, Javier Rodríguez Borgio señala que su inversión en el proyecto le generó más daños que las pérdidas económicas.

Javier Rodríguez Borgio, quien predomina en el panorama empresarial desde hace catorce años, no alcanzó a prever los prejuicios que le serían dirigidos al animarse a entrar en el proyecto de la empresa naviera “oceanografía”.

Dicha empresa estimaba generar múltiples beneficios a partir de los contratos celebrados con pemex por razón de exploración oceánica y construcción.

La naviera se vendía como una buena alternativa de inversión, señala el dueño de Big Bola, ya que contaba con múltiples contratos de servicio con PEMEX, que en aquél momento insistía en aumentar su productividad.

Francisco Javier Rodríguez Borgio señala que fue su imagen la más perjudicada con las falsas acusaciones.

Sin embargo, los malos manejos de Amado Yañez, dueño de la empresa y autor intelectual del tan sonado desfalco de bienes en 2014, llevarían a perder la mitad de la inversión a sus socios, así como la credibilidad de sus propios accionistas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *